Metas 2017.

Llego el tan temido balance de fin de año en el cual tengo que ver si cumplí con alguna de las cosas que me había prometido hacer este año, en el cual por primera vez decidí plantearme mini-metas trimestrales en vez de anuales, porque tal vez así es mas fácil cumplirlas y puedo prometerme las cosas dependiendo de como iba trascurriendo el año, mi animo, mi vida. Era obvio aun desde el principio, doce meses atrás, que el 2017 iba a estar lleno de mambos e incertidumbre y una parte de mi sabia que no podía plantearme cosas a largo plazo porque nunca las iba a cumplir.
Anyways, esto fue lo que propuse y lo que paso:

Verano:
Terminar las pequeñas cosas que me faltan de mi casa. En el momento que hice la primer lista, mi casa todavía era un caos y había unas cuantas cosas en obra (refresca-memoria). Debo decir que esto lo cumplí por la mitad porque, aunque hicimos varios cambios (como finalmente comprar un ropero hecho a medida y dejar de tener ropa por todos lados) admito que aun no pinte la puerta de mi habitación ni tengo el escritorio para la PC que quería.
Adiós pañales. Re contra logrado, tengo un hijo que va solo al baño y ya no es mas un bebe. *llora*
El regreso de la biblioteca (o sea leer mucho mas). Even better, me regalaron un e-reader y adopte la costumbre de pasar un par de horas sentada en una plaza con un café y un libro cada sábado, para despejar la mente.
Salir más. “Un bar, el cine, el teatro. Hay que aprovechar que Pinamar esta vivo en temporada, que somos jóvenes y que hay tiempo.” En realidad necesitaba con el alma el apoyo de mis amigos y noches de risas y alcohol. La cumplí, volví a beber luego de mucho tiempo, hice papelones inimaginables, visite bares con música que no me gusta, fui al cine gratis demasiadas veces, baile un poquito, entre en pánico en el baño de un boliche, llore ebria y culpe al alcohol cuando en realidad simplemente me sentía podrida por dentro las 24hs. No me arrepiento de ninguna de mis resacas.

Otoño:
Subir la tienda online. En este momento no estaba tan estresada y deprimida y podía soñar así. Y el publico de instagram me alentaba a hacerlo, entonces fuck it!. Pero siempre puse excusas y trabas para no hacerlo y finalmente, sigo en la nada.
Aflojarle al tinte fantasía. La idea era simplemente dejar de teñirme todas las semanas de un color diferente pero esto eventualmente evoluciono a “dejar de decolorarme” y en un punto decidí que ese estilo ya no me identificada y cambié.
Convertir el patio, que quedo mas demacrado que mi pelo después del verano, en un buen jardín. Still in progress.
Mejorar más el canal y, en lo posible, llegar a los mil seguidores. Chin chin por ser mil ciento y pico al día de la fecha, aunque tuve que abandonar un poco por falta de tiempo (y un poco, de ganas). Pero estoy intentando volver, don’t freak out.

Invierno:
Leer dos libros por mes. (me río sola pensando que verdaderamente iba a poder dedicarle tanto tiempo a sentarme a hacer nada, o que me iba a poder concentrar en las paginas)
Dedicarle AL MENOS dos horas por día, cinco veces a la semana, a la marca. (se ríe sola de vuelta)

Primavera:
Volver a mi color de pelo natural. Ya estoy a mitad de camino y solo me quedan las puntas teñidas, y bueno, el mechón blanco.
Basta de morderme las uñas. Esto es mas dificil de lo que creía. Tengo buenas épocas que permiten que mis uñas estén largas y prolijas y no las muerdo ni un poco. Después pasan momentos como navidad, que arruiné todo, me las mordí todas y se partieron de forma dolorosa e in-piloteable.
Lograr sacarme la ropa en publico. Este mes fui a la playa cada vez que pude, y cada vez me saque la remera. Tengo una carpeta de nudes en mi celular (para mi) (no me pidan). También me mostré un poco en instagram y twitter. Es un progreso bastante importante para una persona que paso gran parte de su vida escondida.
Recibirme. Bueno, tuve bardos, me anote mal a una materia, me colgué con otra, tuve ataques de ansiedad en el piso de mi cocina y tuve que aceptar que, aunque me haga la fuerte, no me voy a morir por fallar. Me quedaron dos materias que rendiré en Marzo. Chill the fuck out.

Estoy esperando un 2018 lleno de cambios, empujando cada día para salir adelante en vez de sentarme a lamentarme por cosas que pasaron o no pasaron. Mi única meta será ser un poco mas egoísta y dejar de desarmarme dándole cosas a los demás, principalmente cuando los demás no van a valorarlas nunca. Espero que, los que estén del otro lado, si es que aun hay alguien, puedan plantearse darse mucho amor a si mismos y cumplir sus sueños y ser felices de una vez.

Publicado por

Bella Rodriguez

Soy Bella, una fotógrafa, madre y bloggera amante de la moda oriunda de Pinamar. En este espacio encontraran mis pasiones unidas, algo de lifestyle, make up, ideas para vestirse, y más!.

One thought on “Metas 2017.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.