Era un día de enero, hermoso y claro..

 “…Me senté al sol en un banco: el animal que estaba dentro de mi se entretenía en relamer sensuales gustosos recuerdos en la memoria; mi espíritu, un tanto adormilado, hacia promesas de inmediata penitencia, pero sin decisión para comenzarla. Después de todo, pensaba, yo era como todos los demás; y hasta sonreía comparándome con otros y poniendo al lado de mi activa bondad la perezosa crueldad de su negligencia.”

Escribo desde la histeria, con un mosquito rondandome a mi y a Alex y posiblemente imposiblitando mi buen sueño con ronchas y comezón. Pero en fin, escribo porque estoy viva. Esa es la parte que cuenta. El año empezó fantásticamente a lo abuelo, solo imagínense que en el segundo día mi chico y yo nos levantamos a las siete am solo para ir a caminar por la orilla de la playa cuan turistas sesentones que aprovechan la poca paz que pueden adherirle a su recién estrenado año, antes que se les venza el plazo vacacional y el verano se valla con la llegada de la rutina otra vez. Estoy activa, en pocos sentidos, siento ganas de recomenzar y no se por donde, es como si nada llegara en estos momentos y todo venga con espera y plazos. Tengo horarios de salida y de llegada, el sol es muy fuerte a tal hora y el viento es muy frío a tal otra. Decía… tengo el cerebro a mil, tengo proyectos incumplibles por el momento y eso me impacienta. Esto de ser madre complica todo, de una forma hermosa, obviamente. A veces me dan espasmos de pasado, quisiera volver a ser la de antes, pero si el tiempo volviera atrás mi vida hoy seguiría siendo esta, con novio, con hijo, etc. Solo le agregaría plata pero bueno, este verano va a tener que ser gasolero como dicen en las noticias cuando hablan de Mar del Plata. Por lo pronto voy a tratar de hacer cosas que ocupen poco tiempo y pueda hacerlas en casa, así como ejercicio, leer, aprender cosas nuevas, ver películas, ser un alma solitaria en pena.. bueno, not so much jaja. Debe ser el verano, o el calor, o la paz que siento, pero el buen humor ataca mis días más allá de cualquier crisis, tengo equilibrio, es una de las cosas que puedo resaltar de ese año que ya nos dejó, estuve bien, física y mentalmente. Dos cosas que rara vez se complementan en buen estado. Sin mencionar que cumplí una de mis metas que fue estudiar alguna-de-las-tantas-cosas-que-me-gustan, y hoy día puedo decir que tengo un titulo de Fotógrafa profesional (aunque dicho sea de paso se me cayeron los planes de trabajar este verano 2010 para comprarme la cámara que tanto me gusta y ahora estoy en pelotas, pero ya llegara, ya llegara). Y me puse de novia con un chico que vale la pena, después de tantos años de quejarme y sufrir y volver a quejarme y no parar de sufrir; persona que, para rematar el año, se convertiría en el papá de mi hijo que no solo es lo mejor del 2009, sino también lo mejor de mi vida. Podría decirse que este año gané, y aunque empiece el 2010 en quiebra, gorda, y sin jodas, voy a hacer todo lo posible por disfrutar lo que hay y planear lo que viene.

Algunas metas entrantes:
Curso de corte y confección para, tal vez, mas adelante, cuando el gordo crezca, estudiar en algún instituto.
Aprender a tocar un instumento, preferentemente piano (still, todos los años digo lo mismo)
Curso de Dibujo y pintura que abandoné el año pasado porque me daba paja.
Idem Francés.
Trabajar durante el año, for God’s sake!
Adelgazar 10kilos mínimo.
Tatuarme más.
NO CORTARME EL PELO.

.

Publicado por

Bella Rodriguez

Soy Bella, una fotógrafa, madre y bloggera amante de la moda oriunda de Pinamar. En este espacio encontraran mis pasiones unidas, algo de lifestyle, make up, ideas para vestirse, y más!.

Un comentario en “Era un día de enero, hermoso y claro..”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *