Birthday boy #3: Pikachu.

Entre las cosas más difíciles de los primeros años como mamá figuran los cumpleaños. Organizarlos es mucho kilombo! (y eso que para mi eso generalmente es fácil porque soy organizada de por si), estoy segura que a casi todas las mamas nos pasa lo mismo. El primer cumpleaños te rompes el lomo haciendo una fiesta casi épica, souvenirs con la foto del agasajado, alquilar un salón, comprarle un outfit exclusivo para la ocasión, hacer la lista de invitados y mandar las invitaciones dos semanas antes, una torta impecable, comida con nombres impronunciables o que solo se come en navidad o año nuevo o esas ocasiones de una vez al año. Al segundo año ya estas re podrida y no queres hacer nada mas que una torta. Y al tercer año te arrepentís de no haber hecho nada el año anterior, pero no estas dispuesta a hacer un festón del cual el niño ni se va a acordar. Hasta ahora voy a nombrar el tercer año de mi hijo como el mejor cumpleaños, seguro que el de cuatro no me va a gustar porque voy a tener que invitar compañeros del jardín, y voy a tener que bancarme borregos maleducados. (la más mala onda).


Las fotos son: La primera fue el sabado a la tarde, que es cuando hicimos la fiesta, y las otras tres el viernes a la noche que salimos a cenar.

.

Publicado por

Bella Rodriguez

Soy Bella, una fotógrafa, madre y bloggera amante de la moda oriunda de Pinamar. En este espacio encontraran mis pasiones unidas, algo de lifestyle, make up, ideas para vestirse, y más!.

2 thoughts on “Birthday boy #3: Pikachu.”

  1. ¡Son los deberes de madre! No tengo hijos, pero si sobrinas, varias, las cuales disfrutaron de tremendos fiestones en sus primeros años. Yo siempre pienso que para qué tanto lío en el primer cumpleaños si ellos no cazan una de lo que está pasando. Y mientras lo digo, aseguro al mismo tiempo que cuando tenga un hijo que cumpla 1 haré una fiesta tremenda con fuegos artificiales, cake pops y contrataré al Sapo Pepe o personaje equivalente del momento. Tu hijo se ve divino, y lo más importante es que esté rodeado de amor, y, para él, regalos, obvio.
    ¡Beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *