As free as my hair (parte1)

El fin de semana pasado me desperté con el capricho de tener el pelo más claro. Ocho meses después de haber decidido que el castaño oscuro es mi color favorito (capilarmente hablando), de repente sentí que el castaño oscuro no es lo mio y quiero otra cosa totalmente diferente.

Así que empecé a ponerme excusas a mi misma, “viene el verano y con el bronceado el rubio va a quedar bien”, “es más fácil llegar a mi color desde el rubio que desde el castaño como me recomendaron en DelaCabeza” y un millón de otras boludeces más para convencerme de que atacar a mi pelo con decolorante vol.30 estaba bien. Y en este momento me llegó, vivo diciéndole a la gente “lo que sea que quieras hacer, si te hace feliz esta bien” y yo nunca lo pongo en practica, probablemnte porque es más fácil hacer lo que la sociedad espera de mi como madre y como adulta que hacer lo que uno quiere y aguantarse las criticas-no-tan-constructivas después. Entonces, ¿en qué momento pase de ser la rule breaker a la rule follower ?¿O será solo esa sensación de “Todo tiempo pasado fue mejor”?

.

Publicado por

Bella Rodriguez

Soy Bella, una fotógrafa, madre y bloggera amante de la moda oriunda de Pinamar. En este espacio encontraran mis pasiones unidas, algo de lifestyle, make up, ideas para vestirse, y más!.

9 comentarios en “As free as my hair (parte1)”

  1. me encantó el gif
    Uno siempre pone excusas para ciertas cosas, sobre todo si, como vos decís, se trata de atacar con decolorante 30 volúmenes tu pelo. Yo lo tengo hecho mierda porque, siendo castaño, sufrió:
    a. dos coloraciones a colorado.
    b. una decoloración a rubio.
    c. tintura roja.
    b. tintura negra.
    Como decidí cortármelo y tenía un sobrecito de tintura fucsia en casa, me decoloré todo el largo que pienso cortar y me lo teñí de fucsia. “Total, me lo voy a cortar en muy poco tiempo” fue mi excusa. “Total ya tenía que cortármelo, está irrecuperable”. Y así quedé: https://fbcdn-sphotos-a-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn2/1236598_10153211755095215_580816943_n.jpg
    Hay que hacer lo que a uno se le cante en cuanto a estas cuestiones, sí. Pero las excusas a veces nos son un poco necesarias.

  2. Ah, yo me muero de ganas de teñirme de colores llamativos y de raparme pero trabajo en un estudio de abogados así que no me queda otra que verme más o menos normal 🙁 capaz me tiña de negro porque supongo que es un color de pelo que sigue quedando “serio”.
    Capaz yo deje de tener trabajo si me tiño de celeste, pero vos no vas a dejar de ser buena mamá y adulta por decolorarte 😀
    Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *